PROYECTO: Desarrollo de un modelo combinado de producción de trufas y piñones de pino piñonero, alternativa productiva rentable en un escenario de restricciones hídricas crecientes

Category:

http://www.infor.gob.cl/index.php/infor-proyectos

El Instituto Forestal (INFOR).

 

Se desarrollará tecnología para producir simultáneamente piñones de pino mediterráneo (Pinus pinea) y trufas comestibles (Tuber borchii) bajo criterios de eficiencia hídrica, iniciativa que implementará una tecnología que añade valor agregado a ambos cultivos por separado, con base  en experiencia nacional e internacional.
El pino piñonero es una especie de interés comercial debido a su fruto, el piñón mediterráneo o pinoli, ingrediente esencial del pesto italiano, tan apreciado en el mercado que es el fruto seco más caro a nivel mundial (E 20-45/Kg). Por otra parte las trufas son desde hace siglos un lujo en la gastronomía mundial, alcanzando la trufa de Borch valores de E 80-300/Kg. La ventaja de combinar ambos es que la asociación simbiótica otorga ventajas productivas al árbol, acelerando su crecimiento, adelantando la entrada en  producción, mejorando su resistencia y las propiedades del fruto.
Chile puede convertirse en productor de piñones dado que la especie se adapta muy bien a las condiciones climáticas y edáficas de la zona centro sur, donde está presente desde hace más de un siglo. La superficie potencial con vocación frutal alta supera 1.200.000 ha, y existe interés creciente de productores por establecer plantaciones, injertadas o no. También existe una industria naciente de truficultura en unas 300 ha, con una superficie potencial estimada superior.
Esta interesante oportunidad técnica y comercial que el proyecto aprovecha, cobra especial relevancia en el contexto del cambio climático, que implicará mayores temperaturas y menores precipitaciones, con una disminución significativa de la disponibilidad hídrica de la zona centro-sur del país. Esta nueva realidad provocará un desplazamiento hacia el sur de parte de los huertos frutales tradicionales, dejando a los propietarios con reducidas alternativas de mantener una producción con niveles de rentabilidad similares. Es por ello que este esquema productivo combinado es un aporte a la sustentabilidad del sector silvoagropecuario, que va a permitir producir dos productos -trufa y piñón- en tierras que, debido a la menor disponibilidad hídrica, se harán marginales para la fruticultura tradicional.
Dado que esta tecnología requiere menos agua que las especies frutales tradiciones (25-50% menor), constituirá un sistema productivo alternativo, rentable y apto a las condiciones ambientales. Su impacto además beneficiará la pequeña agricultura, ya que con pequeños huertos que demandan poco trabajo y poca agua podrán sustentar la familia. Y aumentará la diversidad de productos gastronómicos de nicho en Chile, destinados principalmente a la exportación. A mediano plazo este proyecto incentivará la producción de piñones y trufas, contribuyendo al desarrollo económico del país
Los objetivos específicos consideran: desarrollar un esquema de establecimiento de pino piñonero micorrizado con trufa de Borch; desarrollar un esquema de manejo de pino piñonero micorrizado con trufas para producir piñones y trufas; y diseñar e implementar un programa de difusión y transferencia tecnológica.
El proyecto establecerá, en propiedad de propietarios privados altamente interesados, 4 ensayos experimentales con riego tecnificado de aproximadamente 1 ha de superficie, a los que se suman 2 ensayos sin riego establecidos en varios años consecutivos. Se probará un esquema de establecimiento y manejo aplicando el mejor conocimiento disponible tanto para el piñonero como para las trufas, incluyendo riego, fertilización, encalado, podas y control de malezas, entre otras prácticas culturales.
El equipo de trabajo, en el que participan expertos internacionales de renombre, garantiza la calidad técnica de su ejecución, a lo que se suman los asociados que participan, que representan tanto al sector público (Conaf y Odepa), como al sector privado, representando una conjunción de intereses que facilitarán su difusión y transferencia tecnológica, permitiendo su implementación a mayor escala, impactando positivamente el sector silvoagropecuario.
Se solicita a FIA el 38,4% del costo total del proyecto. La contraparte hace un aporte no pecuniario de 172,8 millones, y 19,8 millones pecuniario, y harán un acuerdo de colaboración a 10 años plazo, lo que confirma su interés y compromiso. Uno de los asociados fue agregado agrícola ante la Unión Europea, y está administrando inversiones belgas en nuevas plantaciones de frutos secos, mientras que otros son productores y empresarios del rubro trufas pertenecientes a la asociación de truficultores de Chile, lo que estimamos servirá como efecto multiplicador del modelo a desarrollar.
La propuesta es altamente innovativa por cuanto el desarrollo de la truficultura en Chile sólo se ha desarrollado con latifoliadas y trufa negra, ampliándose tanto la especie hospedera como la trufa; y la generación de plantaciones con doble propósito productivo.

TAGS: