Category:

En Chile se cultiva, principalmente, la trufa tuber melanosporum (trufa negra de invierno) y la primera trufa cosechada fue el año 2009. Recientemente, se han establecido algunos huertos con trufas de verano (tuber Aestivum), pero aún no se han obtenido cosechas.

Desde el año 2017, la producción nacional y comercialización ha ido tomando una nueva fisonomía. Aunque aún con pequeños volúmenes comparados con productores europeos y Australia, en el año 2018 se consolidó la exportación de gran parte de la producción nacional, alrededor del 70%.

La habilidad de colocar en breve plazo las trufas frescas en el mercado internacional y una estricta selección de las trufas que se exportan, han hecho que los clientes reconozcan en la «trufa chilena» un producto de excelente calidad y correspondiente a lo que se ofrece.

En Chile hay unas 450 hectáreas plantadas y un 15% en producción y aún están en proceso de alcanzar la producción comercial. El resto de las plantaciones, están en etapa de instalación y pre-productivas.

En cuanto a los rendimientos, a pesar que el proceso de desarrollo de las plantaciones en Chile aún se encuentran en etapa de consolidación, hay plantaciones, las más antiguas del país, de 11-12 años  que ya alcanzaron los 50-60 kilos/ha, y algunas plantaciones más jóvenes llegaron a los 30 kilos en la temporada 2018, doblando y triplicando sus propias producciones del año anterior.  Para el año 2019, teniendo en cuenta que varias truferas produjeron sus primeras trufas el año 2018, puede haber un incremento importante en la producción nacional.

Las truferas establecidas en los últimos años que han seguido las experiencias obtenidas, han logrado sus primeras trufas entre los 3 y 4 años.

La Asociación Gremial Truficultores de  Chile (ATChile) es la única organización sectorial desde el año 2013 y cuenta entre sus socios con los huertos más productivos a nivel nacional y al vivero más experimentado que provee plantas micorrizadas.

TAGS: